< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera 58

Palabra Obrera 57

Palabra Obrera 56

Palabra Obrera 55

Palabra Obrera 54

Palabra Obrera 53

Palabra Obrera 52

Palabra Obrera 50 - Febrero 2013

Palabra Obrera 49

Palabra Obrera 48

Palabra Obrera 45

Palabra Obrera 44

Palabra Obrera 43

Palabra Obrera 42

Palabra Obrera 41

Palabra Obrera 40

Palabra Obrera 39

Palabra Obrera 38

Palabra Obrera 37

Palabra Obrera 36

Palabra Obrera 35

Palabra Obrera 34

Palabra Obrera 33

Palabra Obrera nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nª 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17 FEBRERO 2007

PALABRA OBRERA Nº 16 NOVIEMBRE 2006

Palabra Obrera Nº 15 - Agosto 2006

Palabra Obrera Nº 14 - Julio 2006

Palabra Obrera Nº 13 - Junio 2006

Palabra Obrera Nº 12 - Mayo 2006

Palabra Obrera Nº 11 - Febrero 2006

Palabra Obrera N° 9 Julio 2005

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8 Marzo 2005

Palabra Obrera Nº 7 Noviembre Diciembre 2004

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Por las demandas de los trabajadores! ¡Organización obrera independiente!


La derogación del Art.55 y la sindicalización
 

El Decreto 28699 derogó el art. 55 de “libre contratación”, y restringió el uso de los “contratos comerciales y civiles” para encubrir la relación laboral, armas de los empresarios para impedir la sindicalización, bajar los salarios y dividir las filas de los trabajadores.

Esta medida fue recibida con alegría por los trabajadores, aunque la precariedad y flexibilización laboral siguen vigentes de muchas formas, los empresarios seguirán usando argucias legales y su dictadura continúa en fábricas y empresas. Un decreto limitado como éste no alcanza para cambiar ese estado de cosas, pero puede alentar a muchas fábricas y talleres a sindicalizarse, ampliando un proceso que ya viene de antes, con distintos sectores de la clase obrera iniciando su organización.

En los últimos meses están surgiendo nuevos sindicatos, como muestra el combativo SITRASABSA, que acaba de conseguir con la lucha un importante triunfo, y en otras empresas de servicios e industriales. También se reorganizan algunos sindicatos, botando a viejos dirigentes burocráticos que hacían de la organización obrera una “dependencia de la gerencia de personal” y tratando de recuperar la democracia obrera.

Hoy muchos compañeros comienzan a decir BASTA! a los bajos salarios, las pésimas condiciones laborales y los abusos que se sufren todos los días en el trabajo, y buscan cómo organizarse.

Pero esto sólo es el comienzo. Hay cientos de miles de hermanos de clase no organizados en grandes empresas, fábricas y talleres. Sólo “en El Alto hay 100.000 obreros sin sindicato”, como explican los compañeros de SITRASABSA, que apoyan activamente la sindicalización , acompañando a los trabajadores de TOTES y de otras empresas que luchan por organizarse. ¡Un gran ejemplo a seguir! ¡Hay que preparar la lucha por nuestros derechos y rodear de apoyo y solidaridad a quienes se organizan! La COB, CODes, federaciones y sindicatos combativos deben ponerse al servicio de la organización de todos los centros laborales, independiente de los empresarios y del Estado.

Coordinación, unidad, solidaridad obrera

La lucha de los pilotos y trabajadores del LAB en defensa de su fuente de trabajo es el más importante conflicto laboral en años, aunque ahora haya sido llevada a negociar una riesgosa “cooperativización”, que descarga los costos de salvar a la empresa sobre las espaldas de los trabajadores, pudiendo quedar libre e impune Asbún. Los trabajadores del LAB, movilizándose repetidas veces, lograron convertir su lucha en una causa del pueblo de Cochabamba (sede principal de la empresa). Aunque ni la COB ni otras organizaciones impulsaron una Coordinadora nacional de apoyo al LAB y por su nacionalización, hay que sacar esta importante lección: en todo conflicto importante surge la necesidad de coordinar para unir las distintas luchas, y sumar el apoyo y solidaridad a los trabajadores que se movilizan o se organizan. ¡Los sindicatos combativos, las organizaciones estudiantiles, la izquierda que se reclama socialista, deben tomar la iniciativa de la coordinación!

Defender la independencia política y sindical

Hay que defender la independencia política de los sindicatos, como establecen los estatutos de la COB, contra los empresarios y sus partidos, pero también frente al Estado y el gobierno del MAS, que quiere un sindicalismo dócil a su política reformista de acuerdos con los empresarios.

Pero con esto no basta. La clase obrera necesita organizarse independientemente también en el terreno político, para pesar en la vida política del país con sus métodos de acción y su propio programa.

La cúpula cobista y otros dirigentes no han querido dar la pelea para constituir un instrumento político de los trabajadores ni impulsar una representación obrera independiente a la Asamblea Constituyente.

Por nuestra parte, impulsamos la formación de una Propuesta de los Trabajadores para la Constituyente y aunque se nos impidió participar, esta pequeña experiencia muestra que se puede lograr nucho si hay voluntad política y confianza en la capacidad de los trabajadores para organizarse. Desde Palabra Obrera y junto a trabajadores y jóvenes de diversos sectores, llamamos a seguir impulsando la organización política de los trabajadores.


La Fracción Trotskista - Cuarta Internacional está conformada por el PTS (Partido de Trabajadores por el Socialismo) de Argentina, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil, Clase contra Clase de Chile, LTS (Liga de Trabajadores por el Socialismo) de Venezuela,
LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica y Clase contra Clase del Estado Español.