< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera 57

Palabra Obrera 56

Palabra Obrera 55

Palabra Obrera 54

Palabra Obrera 53

Palabra Obrera 52

Palabra Obrera 50 - Febrero 2013

Palabra Obrera 49

Palabra Obrera 48

Palabra Obrera 45

Palabra Obrera 44

Palabra Obrera 43

Palabra Obrera 42

Palabra Obrera 41

Palabra Obrera 40

Palabra Obrera 39

Palabra Obrera 38

Palabra Obrera 37

Palabra Obrera 36

Palabra Obrera 35

Palabra Obrera 34

Palabra Obrera 33

Palabra Obrera nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nª 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17 FEBRERO 2007

PALABRA OBRERA Nº 16 NOVIEMBRE 2006

Palabra Obrera Nº 15 - Agosto 2006

Palabra Obrera Nº 14 - Julio 2006

Palabra Obrera Nº 13 - Junio 2006

Palabra Obrera Nº 12 - Mayo 2006

Palabra Obrera Nº 11 - Febrero 2006

Palabra Obrera N° 9 Julio 2005

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8 Marzo 2005

Palabra Obrera Nº 7 Noviembre Diciembre 2004

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


¿Control Social o Control Obrero Colectivo?

 

Un aspecto destacado del debate fue la cuestión del llamado control social, donde marcamos las enormes diferencias que existen entre ambos.

Los mineros de Huanuni, cuando empezaron la lucha por imponer algún control de la base sobre la producción del yacimiento decidieron denominarla como “control social”, para diferenciarla de la nefasta experiencia del “control obrero” en la antigua COMIBOL después de 1952 y que solo sirvió para corromper dirigentes.

Sin embargo esa denominación, es usada demagógicamente en otros ámbitos sindicales, políticos y ahora hasta educativos, para plantear que se sienten en los puestos directivos de las empresas algunos dirigentes, sin ningún control de la base, como correa de transmisión de las políticas oficiales y fuente de corrupción. Ese es el tipo de “control social” que quiere el MAS en las universidades: incorporar algunos burócratas en la dirección de las universidades, para lograr controlarlas desde arriba y sin participación real de las bases universitarias ni populares.

Los socialistas revolucionarios peleamos por un genuino control obrero colectivo de la producción en las empresas, fábricas y minas, no para hacerlas mas “eficientes” en general, sino para avanzar a la administración obrera de las fabricas y empresas, es decir, gestionar y no solo “controlar”. Es que los trabajadores podemos hacer funcionar sin patrones las fábricas y empresas, como lo han demostrado los obreros de Zanón o de la fabrica Brukman en Argentin o como actualmente lo demuestra la lucha de los trabajadores de sanitarios Maracay en Venezuela.

Solo el control obrero colectivo, basado en la asamblea de los trabajadores y con carácter revocable de los representantes puede garantizar, no solo que las empresas funcionen, sino convertir el control obrero en una palanca de lucha de los trabajadores contra la burguesía y en una escuela de planificación de la economía, luchando por extender el control obrero al conjunto de la industria y la economía. Si los trabajadores podemos hacer producir una empresa, también podemos hacer funcionar el país, y demostrar que no necesitamos patrones ni en el trabajo ni en el Estado.

Por Javo Ferreira


La Fracción Trotskista - Cuarta Internacional está conformada por el PTS (Partido de Trabajadores por el Socialismo) de Argentina, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil, Clase contra Clase de Chile, LTS (Liga de Trabajadores por el Socialismo) de Venezuela,
LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica y Clase contra Clase del Estado Español.