< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera 58

Palabra Obrera 57

Palabra Obrera 56

Palabra Obrera 55

Palabra Obrera 54

Palabra Obrera 53

Palabra Obrera 52

Palabra Obrera 50 - Febrero 2013

Palabra Obrera 49

Palabra Obrera 48

Palabra Obrera 45

Palabra Obrera 44

Palabra Obrera 43

Palabra Obrera 42

Palabra Obrera 41

Palabra Obrera 40

Palabra Obrera 39

Palabra Obrera 38

Palabra Obrera 37

Palabra Obrera 36

Palabra Obrera 35

Palabra Obrera 34

Palabra Obrera 33

Palabra Obrera nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nª 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17 FEBRERO 2007

PALABRA OBRERA Nº 16 NOVIEMBRE 2006

Palabra Obrera Nº 15 - Agosto 2006

Palabra Obrera Nº 14 - Julio 2006

Palabra Obrera Nº 13 - Junio 2006

Palabra Obrera Nº 12 - Mayo 2006

Palabra Obrera Nº 11 - Febrero 2006

Palabra Obrera N° 9 Julio 2005

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8 Marzo 2005

Palabra Obrera Nº 7 Noviembre Diciembre 2004

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Crisis en Paraguay. Fernando Lugo aceptó la destitución y abandonó el cargo

Derrotar el “golpe institucional” de la derecha con la movilización obrera y popular independiente


En un juicio político cuasi “sumario”, que había sido votado el día de ayer, el Congreso dominado por los partidos de la derecha -el Partido Colorado y el Partido Liberal -, destituyó al presidente Fernando Lugo de su cargo. En su lugar asumió el vicepresidente F. Franco del tradicional Partido Liberal, que hace tiempo rompió su alianza con Lugo.
 

por : PTS, Argentina Viernes 22 de junio de 2012

En un juicio político cuasi “sumario”, que había sido votado el día de ayer, el Congreso dominado por los partidos de la derecha -el Partido Colorado y el Partido Liberal -, destituyó al presidente Fernando Lugo de su cargo. En su lugar asumió el vicepresidente F. Franco del tradicional Partido Liberal, que hace tiempo rompió su alianza con Lugo.

El proceso destituyente fue lanzado el viernes 15/6 aprovechando la sangrienta represión a campesinos sin tierra que terminó con la vida de 11 “carperos” y 6 policías (que Lugo reivindicó de hecho respaldando a los policías). Instituciones clave como la reaccionaria Iglesia Católica y el imperialismo yanqui, habían dado su apoyo más o menos directo al golpe de mano. No tuvo que llegar a la etapa de intervención militar ya que Lugo aceptó sin más el “juicio” y la destitución, mostrando que prefiere retirarse y dejarle el camino despejado a la derecha que desatar la movilización popular.

Desde que asumió la presidencia en 2008 en alianza con el derechista Partido Liberal, Lugo dio sobradas muestras de que no iba a tomar ninguna medida que afectara los intereses de los grandes latifundistas -en particular la oligarquía sojera que se desarrolló estos últimos años, expulsando a miles de campesinos sin tierra. Su promesa de reforma agraria había despertado ilusiones en los campesinos pobres.

Sin embargo, una vez en el poder, Lugo intentó una tibia reforma que dejaba intacto el latifundio. Esto envalentonó a los grandes terratenientes que armaron guardias blancas y desataron una verdadera guerra contra el campesinado. El último servicio que le prestó Lugo al empresariado paraguayo fue la brutal represión en Curuguaty.

Cínicamente, la derecha stroessnerista, para quien la vida de los campesinos no vale nade, usó la represión como excusa para avanzar aprovechando la extrema debilidad de Lugo que prácticamente se quedó sin ningún sostén. Este “golpe blanco” busca imponer un gobierno que sin barniz “populista” responda directamente a los intereses de los terratenientes y los grandes empresarios.

La UNASUR denunció la destitución de Lugo como un “golpe institucional”. Incluso Dilma Rousseff planteó que esto puede tener consecuencias para la permanencia de Paraguay en el organismo. Sin embargo, la diplomacia de la UNASUR busca una salida consensuada con la derecha y a lo sumo, exige un proceso “justo”, lo que en última instancia terminará legitimando el golpe. Esto ya lo vimos en Honduras luego de que un golpe cívico militar derrocara al presidente Zelaya.

En ese momento, la OEA actuó como cobertura de la política golpista del imperialismo, las fuerzas armadas y los empresarios y sus partidos. A pesar de que las organizaciones campesinas se venían movilizando en repudio a la represión de Lugo, miles de manifestantes se congregaron en la plaza del Congreso y muchos más se movilizaban en el interior del país mientras se gestaba el golpe institucional.Pero Lugo mostró que no está dispuesto a enfrentar a la derecha y a los poderes a los que responde. Solo la más amplia movilización obrera, campesina y popular, independiente de todos los partidos del régimen, podrá derrotar este golpe palaciego de la derecha y sus planes de estabilizar un gobierno que pueda garantizar los intereses de los grandes empresarios, y luchar por resolver los grandes problemas del país, empezando por aplicar una reforma agraria que ponga fin al latifundio y le dé la tierra a los campesinos y terminar con la sumisión del país al imperialismo, en la perspectiva de la lucha por un gobierno obrero, campesino y popular.

Desde el PTS llamamos a las organizaciones obreras, populares y de la izquierda a movilizarnos en solidaridad con la lucha de los trabajadores, campesinos, indígenas y sectores populares del hermano país del Paraguay contra este golpe de la derecha y por una salida independiente obrera y popular.


La Fracción Trotskista - Cuarta Internacional está conformada por el PTS (Partido de Trabajadores por el Socialismo) de Argentina, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil, Clase contra Clase de Chile, LTS (Liga de Trabajadores por el Socialismo) de Venezuela,
LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica y Clase contra Clase del Estado Español.