< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


BOLIVIA

Potosí: un conflicto que quiere reavivarse


La llegada a la ciudad de Potosí de los más de mil movilizados en la ciudad de La Paz, exigiendo el cumplimiento del pliego de peticiones de 26 puntos, terminó de afirmar nuevas dudas y de alimentar la idea de que lejos de una resolución definitiva del conflicto regional, estaríamos a las puertas del reinicio del paro cívico luego de un breve cuarto intermedio.
 

Por Javo Ferreira

Luego de que el gobierno de Evo Morales diera por concluido unilateralmente el dialogo con la dirigencia del Comité Cívico de Potosí (COMCIPO) el miércoles pasado y que los sectores movilizados iniciaran el retorno a sus regiones en el sur del país, la situación no termina de definirse.

La recepción de los marchistas en la ciudad de Potosí, se realizó ante decenas de miles de personas, quiénes trataron a los movilizados como héroes. Inmediatamente la dirigencia del COMCIPO, declaró que este viernes se realizaría un cuarto intermedio de 12 horas para que la población potosina pudiera abastecerse de alimentos y artículos de primera necesidad, ya que luego de este breve cuarto intermedio, las medidas de presión como el bloqueo de caminos y el paro movilizados se reiniciarían. Luego de más de 20 días de paro y bloqueos -el más largo de su historia-, pareciera que los trabajadores, el pueblo y el conjunto de la sociedad potosina, no están dispuestos a resignar sus demandas y se preparan para una nueva escalada de luchas sociales. Lo que es evidente y que ya ha sido señalado por toda la prensa, es que las demandas potosinas, no constituyen nada extravagante. Son demandas de hospitales de segundo nivel (ni siquiera de tercero o cuarto), fuentes de empleo para trabajadores de escuelas y hospitales así como la industrialización de algunos de sus recursos naturales. Lamentablemente las tierras de Potosí, han sido objeto de un saqueo de siglos de sus recursos, y hoy es una de las poblaciones más pobres de Bolivia, lo que alimenta el rechazo a la demagogia gubernamental que ha sido incapaz de cumplir con los compromisos asumidos en la lucha del 2011.

Dirigentes de la COB y la FSTMB se transforman en esquiroles en defensa del gobierno

Lamentablemente el rol der las organizaciones obreras en esta crisis ha sido el de sostenedores de las políticas gubernamentales y de la feroz represión estatal desatada las semanas pasadas. Lejos de cumplir el rol de vanguardia minera que había caracterizado a las organizaciones sindicales bolivianas, de demandas no sólo de sus afiliados sino de todo el pueblo, hoy se encuentran subordinadas al ministerio de trabajo y de gobierno del MAS.

Esta actitud sin embargo esta permitiendo que la dirigencia pro burguesa de Potosí, escudada en un discurso regionalista federal vaya tomando cuerpo. Los trabajadores asalariados, particularmente los mineros deben poner un alto a la subordinación de las organizaciones obreras, expulsando a los burócratas y recuperando la democracia obrera y la independencia política de los trabajadores y trabajadoras para que las legítimas demandas del pueblo de Potosí no puedan ser negociadas ni por masistas descontentos como Johnny Lally ni tampoco burladas como ha venido haciendo Evo Morales. La necesidad de luchar en forma urgente por un congreso de bases de la COB (Central Obrera Boliviana) se ha convertido en la tarea de primer orden para la defensa y lucha por las demandas obreras y populares.